jueves, 25 de junio de 2015

El duelo

El duelo duró poco. Ahí estaba Jhon, la réplica más rápida del oeste... derrotado.
El ingenio escondido tras las cortinas, el sarcasmo homeopáticamente diluído, la mirada por el suelo y los brazos reflejando el revés sufrido incluso desde antes de empezar la lucha.
Su contrincante esperaba con la tranquilidad ufana de quien se sabe invencible. La claudicación era inminente y no tenía necesidad de forzar más las cosas.
El vapuleado recoge los fragmentos de su ego y frustrado recita las palabras que lapidarias confirman la rendición:
-Sí, mamá.


1 comentario:

  1. ¡Ja,ja,já! Me ha gustado y sobre todo la brevedad, rara avis en ti.

    ResponderEliminar